“Conocer los datos”

En este tiempo de incertidumbre y agitación, la Iglesia necesita ser una fuente confiable y verdadera de información. Aquí proporcionamos enlaces para una información objetiva y orientación para los líderes de la iglesia.

Factos llave:

Vea también este video del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (pueden clicar en botón de “detalles” para poner subtítulos en Español) para obtener más información sobre COVID-19, incluido cómo el virus ataca el cuerpo y por qué el distanciamiento físico es tan importante para frenar la propagación de la pandemia.

El sitio web de la OMS proporciona información confiable sobre COVID-19. Esto incluye consejos para las personas sobre cómo protegerse y proteger a los demás.

UNICEF también tiene una página útil de información clara dirigida a las madres y padres, pero aplicable a todos. Esto incluye una sección (hacia la parte inferior de la página) sobre la mejor manera de hablar sobre COVID-19 (qué hacer y qué no hacer).

Contrarrestar la desinformación

Hay muchos mitos que circulan en las redes sociales sobre COVID-19. La OMS tiene una sección de destructores de mitos con carteles descargables.

Es importante verificar los factos sobre el COVID-19 desde fuentes confiables y de autoridades competentes.

Orientación para iglesias

Es importante que las Iglesias sigan los consejos oficiales y la orientación que esté en línea con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la información del gobierno nacional, ya que la falta de coherencia en los mensajes que las personas escuchan conduce a la confusión.

La OMS tiene orientación específica para organizaciones religiosas y líderes religiosos.

Las provincias alrededor de la Comunión están proporcionando orientación a las iglesias. Este ejemplo de la Iglesia de Inglaterra (en inglés) contiene información muy valiosa, incluyendo enlaces a recursos digitales. Si tienes algún ejemplo en Español, por favor nos envíe para que subir al archivo.

En muchos lugares, las reuniones masivas ahora están prohibidas por los gobiernos, lo que significa que los servicios eclesiásticos no pueden tener lugar por el momento. Incluso cuando no se le exige, la OMS aconseja a las comunidades religiosas que “lleven a cabo actividades de fe de forma remota, en lugar de presencial, utilizando la tecnología disponible para mantener la comunidad y continuar la adoración”.

El Coordinador de la Red De Salud Anglicana, Obispo Dr. Michael Beasley, aconseja: “A medida que la pandemia COVID-19 se desarrolla en todo el mundo, las autoridades oficiales de salud pública están aconsejando a las iglesias que no se unan para el culto y otras reuniones y que se hagan su adoración de forma remota, permaneciendo en el hogar. Esto es crucial para prevenir la propagación del virus, para salvar las vidas de los más vulnerables y para proteger los servicios de salud de verse abrumados por la demanda. Es la cosa amorosa que hay que hacer, aunque dolorosa. Siempre que sea posible, los líderes de la iglesia pueden conducir la adoración remotamente usando Internet, radio o un llamado a la oración en un momento específico. En los hogares de la gente soltera también se puede orar y reflexionar sobre las Escrituras en conexión.”.

Prevenir la propagación de COVID-19 en asentamientos abarrotados

En muchos lugares, el distanciamiento físico es muy difícil; ni tampoco hay instalaciones básicas disponibles. Aquí hay algunos recursos y enlaces para ayudar en tales situaciones:  [en desarrollo, publicación pronto]

 ¿Qué es COVID-19 / Coronavirus?

La Organización Mundial de la Salud escribe:

 “La enfermedad del coronavirus (COVID-19) es una enfermedad infecciosa causada por un coronavirus recién descubierto.

“La mayoría de las personas infectadas con el virus COVID-19 experimentarán enfermedades respiratorias de leves a moderadas y se recuperarán sin necesidad de tratamiento especial.  Las personas mayores, y las personas con problemas médicos subyacentes como enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas y cáncer son más propensas a desarrollar enfermedades graves.

“La mejor manera de prevenir y ralentizar la transmisión es estar bien informado sobre el virus COVID-19, la enfermedad que causa y cómo se propaga. Protéjase a sí mismo y a otras personas de la infección lavándose las manos o usando un frote a base de alcohol con frecuencia y sin tocarse la cara.

“El virus COVID-19 se propaga principalmente a través de gotas de saliva o secreción de la nariz cuando una persona infectada tose o estornuda, por lo que es importante que también practique la etiqueta respiratoria (por ejemplo, tosiendo en un codo flexionado).

 “En este momento, no hay vacunas o tratamientos específicos para COVID-19. Sin embargo, hay muchos ensayos clínicos en curso que evalúan posibles tratamientos. La OMS seguirá proporcionando información actualizada tan pronto como se disponga de resultados clínicos.”

¿Qué es un virus?

Un virus es un agente infeccioso que sólo puede reproducirse dentro de las células de un huésped vivo. Un virus tiene dos o tres componentes: genes, una capa proteica y (en algunos casos) una envoltura de lípidos.

COVID-19 tiene una envoltura de lípidos. Esta es la razón por la que el jabón es tan eficaz contra el COVID-19; jabón destruye la envoltura de lípidos. También lo hacen otros detergentes y alcohol (pero estos tienen que contener un cierto porcentaje de alcohol para ser efectivos).

Hay muchos, muchos tipos de virus. Son una parte necesaria del mundo natural. Este artículo da una perspectiva útil: los virus una buena parte de la creación de Dios. Artículo en inglés de la Reverenda Dr. Alison Gray, también médica.